José María Figueres Olsen se enfrenta a su propia verdad