Ayer mientras observaba el cielo, veo a Venus rutilante y tomo primero un prismático (7×50) y me sorprendo, porque no está dónde debería estar… Con un telescopio un poco más potente, busco una referencia más clara, ¡las Pléyades! (M-45), pero Júpiter tampoco está en el lugar en el que asumo que debería encontrarse. Lo ubico a la mitad del camino, a unos 30° en línea ascendente hacia la marca de Venus ¡en ACUARIO!, lo que me indica que debe encontrarse frente a la Constelación de Aries…

Ésto vuelve a abrir la página de la dialéctica esencial, sobre la que deberíamos cimentar nuestro edificio conceptual.

Hace varios meses cuando escribí sobre los dos sistemas, se me dijo que eran sistemas artificiales, en el que uno estaba referido al Punto Vernal/Precesión equinoccial y que por tanto carecían de importancia. Creo que no es así… Pues cuando observo el cielo, LOS OBJETOS aparecen en su ubicación real y ésto no es una abstracción.

En ese mismo sentido, si el reloj me marca las 6 de la mañana y el Sol siempre va a estar al Este o al mediodía, cerca del Cenit, en ésta constatación, ni el instrumento ejerce influencia sobre el astro, ni éste sobre el primero. Simplemente hay una relación sincrónica acausal entre ambos.

Lo mismo sucede con las Astrología, en la que los sistemas de referencia no afectan el resultado y por lo tanto, la INFLUENCIA, que debería ser medida, en términos físicos, no se puede establecer, porque los supuestos objetos que la producen, no existen en el parámetro que nuestra disciplina utiliza. Si hablamos de “un efecto” éste se produce a partir de la carga significante en cuanto SÍMBOLO, lo que sí valida nuestro sistema y desacredita todas las críticas que los círculos académicos desean hacer en contra del modelo astrológico.

Lo anterior, tampoco invalida LAS TÉCNICAS que utilizamos. ¿Pregunto? ¿Por qué celebramos los cumpleaños o ciertas fechas como los años nuevos en las distintas culturas? ¿Debe ser por algo similar a lo que fundamenta los simbólicos Retornos Solares? ¿No es tan abstracto un tránsito de un Planeta físico en el mapa astral que la valoración de ciertos puntos en ese mismo plano?

Hablo de Técnicas y no de Ciencia, aunque ya habíamos concluidos que la nuestra es una Ciencia Hermenéutica o interpretativa. Técnicas, cuya reiteración produce, “ceteris paribus” los mismos resultados… y ésto es el “pan nuestro de cada día” de quienes investigamos en Astrología, seria y rigurosamente… ¿tiene alguna relevancia que los detractores critiquen un texto en Alemán creyendo que es en Español, simplemente porque tiene los mismos caracteres o símbolos? (No debemos olvidar que se trata de sistemas en los que sus componentes son HOMÓGRAFOS… se escriben o representan igual pero no significan lo mismo…)

Si hablamos de evidencias sobre el efecto “físico” provocado por los planetas, lo expresado se puede explicar de la misma forma desde la perspectiva sincrónica, puesto que se adolece de instrumentos para su medición. Incluso yendo más allá, el mismo Einstein reinterpreta el principio newtoniano de la gravedad, al someterlo a las leyes de la Teoría de la Relatividad. La Física Cuántica, aún no la define:

http://es.wikipedia.org/wiki/Gravedad

y,

http://es.wikipedia.org/wiki/Intensidad_del_campo_gravitatorio

Se suele mencionar que la Tierra y la Luna forman un “planeta binario”:

Cita del enlace de Wikipedia:

“Ya que el baricentro del sistema Tierra-Luna se encuentra situado bajo la superficie de la Tierra, se considera que estos dos cuerpos forman un sistema planeta-satélite”.

O Planeta Doble como lo es el sistema formado por Plutón y Caronte:

http://es.wikipedia.org/wiki/Planeta_doble

La gran pregunta es: si de la Tierra-Luna, sólo consideramos a la última,

¿cómo graficamos o medimos la INFLUENCIA de nuestro planeta en Astrología?

Podríamos argumentar que la Tierra es el lugar en el que estamos y que tratándose de un Sistema Geocéntrico no puede aparecer en el mapa; sin embargo, si usamos el Heliocéntrico, tampoco aparece…

Deberíamos concentrarnos en la esencia, porque las coincidencias entre los hechos y las posiciones son y seguirán siendo sincrónicas. Para los efectos, no partimos de lo expresado por Jung, sino de las constataciones basadas en el rigor del estudio y de la experiencia…

Ahhh… si la Astrología pretende ser considerada un ciencia, en el sentido tradicional, ¿quién está o quiénes están haciendo la compilación y la sistematización de sus hallazgos?… Para los efectos, ¿importa ser parte de un sistema en decadencia, en el que sus agentes no son capaces de ver más allá de la nariz?…

Cita de mis notas:

“Cuento con la certeza absoluta de las cosas que conozco, sin importar si en su complejidad, transgredan los límites de lo establecido”