Hoy al celebrar 157 años de la Batalla de Santa Rosa, y en una concatenación de pensamientos, percibo en la huella de la música (Donovan) de la película “Hermano Sol, Hermana Luna” (1972) sobre la vida de Francisco de Asís, de Zeffirelli, en la letra y versión coral para el “Duelo de la Patria” de Rafael Chaves, que estrenamos en Loreto, Italia, con el Coro de Cámara Surá, el día en que falleció Juan Pablo II, el 2 de abril del 2005:

CANTATA BREVE PARA NUESTROS HÉROES

¡Hoy debemos rendir honor,
a quien ayer nos ofrendó toda su vida
para salvar nuestra nación!:
¡Vida y valor por nuestro honor!
Hoy, en recuerdo de su hazaña,
rendimos tributo al que ayer nos salvó…

…En la danza azul del humo del cañón,
aún resuena el fragor y el terror, ¡por doquier!
Agresión brutal, salvaje y cruel,
que intentó esclavizar nuestra tierra de paz.

Él, con firme decisión, alzó su mano bravía
y con tesón incendió el mesón filibustero:
¡Con su tea expulsó al ladrón extranjero!

Un silencio sepulcral se ensaña con las balas
en su cuerpo sin piedad, ¡Soldado Juan!,
que tu martirio no sea en vano
y nos proteja del gigante agresor.

– ¡Juan, nunca te podrán asesinar!:
Con tu sacrificio y valor sin par,
tus ideales forjaron nuestro porvenir.

Hoy la Patria te saluda
con un gesto de muda admiración,
¡Libre el Cielo! ¡Noble Atleta!,
tu Bandera, como un manto
nos ha de proteger y que en tu suelo
jamás haya guerra y viva siempre,
trabajando en paz.

(Texto y Versión coral de Abel Salazar)