ARQUITECTURA-1

Resumen de  la actividad y comentarios de una de las redes sociales, al respecto: A Franklin Garcia Castro, Meli Roda, Sergio Erick Ardon Ramirez y 4 personas másles gusta esto.
Comentarios
Arquitecsa Costa Rica ASV: Ni el planeta tampoco…

José Luis Jiménez Crespo José Luis Jiménez Crespo ¿Donde andabas, maestro?

 

Arquitecsa Costa Rica ASV
Maestro, he estado en un retiro voluntario,… estudiando, estableciendo una distancia apropiada para tratar de entender cómo, disponiendo del mayor contingente profesional de nuestra historia, hemos permitido que nuestro país se nos fuera por el despeñadero en manos de mequetrefes ineptos jugando a políticos… Como expresé en el congreso de arquitectura del CACR, la opción no es un nuevo partido sino una revolución. Para eso, necesitamos mejorar la Educación. Para eso, nuestro pueblo debe “abrir los ojos”, porque así como estamos, “las hostias las deberían hacer en Sarchí, como ruedas de carreta, porque los ticos se tragan cualquier cosa”… ¿Hacen falta pruebas?…
De la arquitectura si nos beneficiamos, de los dioses (everybody) no
Arquitecsa Costa RicaAS¿Estás seguro?...

Arquitecsa Costa RicaASV ¡
Qué dilema! ¿Cómo pueden “beneficiarse” los arquitectos, cuándo la “arquitectura” (local y global) está en una condición tan deplorable?…  
Si, se le suele confundir con “obra construida”, realizada en un altísimo porcentaje por intermediarios externos, cuyo principal “fin es el financiero” (de nuevo un precepto religioso) y, en esa rentabilidad no hay espacio para los valores humanistas esenciales de la disciplina y menos aún, para la satisfacción de los usuarios (calidad) . Ante este panorama, resulta inexcusable, conformarse con “pírricas ganancias” y con la imposibilidad material de concretar las respuestas que la realidad demanda.
Obnubilados y expresando una latente o evidente esquizofrenia (imaginando como reales, condiciones inexistentes), tal y como menciona Steven Curl, en el prólogo del libro de Nikos Salíngaros : “Antiarquitectura y deconstrucción, el triunfo del nihilismo” (Editorial Diseño, 2014):
“los arquitectos y críticos de arquitectura se han vuelto peritos en manejar caprichosas palabras de sonidos atrayentes mientras proclaman las desnaturalizadas cualidades del estilo deconstructivista. Esta danza lingüística se usa para justificar la carencia de significado de la arquitectura de modas”. Pero, a los que hemos sido bendecidos con una educación clásica, no nos seduce el sonido de estas palabras. Sabemos que no es más que simple jerga vacía, un seudo-lenguaje sin sentido y retumbante de la peor especie. Los cultos inventan sus propias liturgias y lenguajes fraudulentos…
Ese mundo de ciudades inhabitables, de incesante ruido, de violenta pornografía para “entretenimiento”, de destrucción de recursos naturales, de incivilidad, peligro, egoísmo y otros horrores concomitantes, está convirtiéndose rápidamente en una pesadilla de las mas horribles en la que hasta los edificios son pervertidos, deformes y amenazantes. Los arquitectos están hoy día entrenados para destruir: les han lavado el cerebro para que exterminen organismos vivientes como las ciudades y no abrigan otro sentimiento hacia los viejos edificios que no sea destruirlos también. Están entrenados para venerar y hacer rutilar los pocos arquitectos “estrellas” que han sido favorecidos por los árbitros del gusto — las revistas — y sólo en el caso de que estas estrellas se pierdan o caigan del firmamento, dejarían de reverenciarlas. ¿Qué podemos esperar de ellos? No hacen otra cosa que imitar lo que en un tiempo estuvo de moda y que ya es passé, de modo que (vacíos de mente y torpes que son ), optan finalmente por retractarse y, dedicarse a hacer otra cosa que les reporte beneficios en un campo totalmente diferente. Probablemente un empleo incurioso — que parece ser lo más común hoy día y que encajan en el tipo de producciones de muchas escuelas de arquitectura — les resulte apropiado.” (Curl y Salingaros, 2014)
En esa misma dirección, ¿qué descomunal responsabilidad ética tenemos desde la Academia, por acción u omisión?
Cómo Director de una Escuela de Arquitectura, al igual que Álvaro Rojas, José Luis Jiménez, Mario Azofeifa, Rodrigo Martínez y muchos otros colegas has de haberte enfrentado al desafío de corregir el rumbo curricular y a la frustración de no poder modificarlo por una rígida estructura burocrática y porque el poder hacerlo está en manos de los dueños y no de las direcciones:
“La enseñanza de la arquitectura sigue estando aislada del resto del mundo y su propio futuro está en cuestión (aunque a los que tienen el control o bien, no saben, o no quieren examinar la posibilidad)…
No podemos esperar que se preparen arquitectos humanistas en nuestras actuales escuelas de arquitectura sin un cambio radical en el tipo de programa educacional. El “establecimiento” arquitectónico percibe correctamente ésto como una amenaza mayor a su continuada dominación ideológica.” (Salingaros, 2014)
No podemos sentirnos satisfechos, en ningún sentido, cuando siendo los únicos profesionales preparados para planificar, no asumimos el compromiso ético que implica, mientras vemos al país sumido en la improvisación más grosera con ocurrencias tan cortas como las mentes de sus propulsores.

Ésto es tan frustrante como constatar que, no hemos sido capaces de desarrollar ni siquiera, un modelo arquitectónico ni un sistema constructivo, basado en nuestros recursos locales, que permitiera al menos, mitigar o contribuir a resolver una digna habitabilidad para los sectores socialmente excluidos y relegados a “soluciones” importadas para construir caballerizas o porquerizas…
Sino actuamos, seguiremos siendo cómplices adherentes o adláteres de este nefasto culto depredador y criminal…
 Sergio Mora Sergio Mora ¿y entonces?… ¿pa’ qué sirven?
Arquitecsa Costa Rica ASV: ¿”para qué sirven? ¿Qué o quiénes?…
¿La arquitectura, los arquitectos, los dioses…?
 Sergio Mora Sergio Mora Alles…! (¡Todos!) 
Los dioses ya sé… niente…solo sirven para extorsionar incautos y dar de comer a quienes los profesan (i.e. oppium populorum)… tons, en la pregunta solo quedan la arquitectura y los arquitectos.
 Arquitecsa Costa Rica ASV:
Hay un punto en común en el que la “arquitectura“, tal y como refiere, en su libro: “Antiarquitectura y deconstrucción: el triunfo del nihilismo”, Nikos Salíngaros (que me fuera revelado gracias a Alvaro Rojas) se convierte en un objeto de culto religioso, abierto sólo para “iniciados”, bajo el falso supuesto de que la gente ordinaria “no la entiende”, contradiciendo su esencia y razón de ser: construir calidad de vida para toda la población…
La gran paradoja respecto a la práctica y enseñanza de la arquitectura es que,…
” los arquitectos ordinarios pasan todos los días como de costumbre, inconscientes de la polarización de su disciplina… La profesión no es autónoma y como resultado el público no es protegido de profesionales que abusan y dañan la naturaleza de su delicada geometría. Las acusaciones acerca de la incapacidad o desgano de la profesión arquitectónica de adaptar a las sensibilidades humanas y la ecosfera son contestadas por un brillo superficial y mucha exageración…” (N. Salíngaros)