Tag Archive: GNOSEOLOGÍA ASTROLÓGICA


ENLACE AL CONTENIDO DEL ARTÍCULO: ¿POR QUÉ SERÁ QUE NO SABEMOS EXPRESARNOS BIEN?

Coincidiento con los análisis que hemos venido haciendo, recibimos del serio y riguroso astrólogo español, Ernesto García Bermejo, un profundo y denso estudio sobre el Movimiento del 15-M, en España y su relación con ciertos ciclos que vienen marcando el acontecer mundial.

Por su extensión y profundidad, recomendamos una lectura pausada, anotada y en capítulos, no sin antes felicitar a su autor por su excepcional aporte a la difusión del conocimiento astrológico:

http://egarciaber.blogspot.com/2011/06/movimiento-15-de-mayo-15-m-analisis.html

Continuando con el planteamiento de “Repensar la Astrología” hemos subido para su discusión: ¿Hacia adónde va la Astrología?

(…de la creencia a la sistematización de nuestro conocimiento…)

Siguiendo con las ideas “al vuelo” con que venimos,  debemos coincidir con las respuestas y los planteamientos expuestos pero antes de continuar, pongo pausa para ofrecer,

Las más sinceras condolencias al Pueblo Japonés por la tragedia sufrida a causa de los fenómenos naturales.

En cuanto al “enjambre sísmico”, es interesante el pico más agudo (el de 8,9°) porque dos de los elementos asociados a Plutón (Petróleo y Energía Atómica) fueron directamente afectados (Refinería y Planta Nuclear)

Javier Reinoso lo representa y describe:

Está claro que el “sistema” se está ajustando. Sólo que, con esa escala, cualquier pestañeo de la Tierra, nos pone en jaque y con las fuerzas implicadas… lo que verdaderamente da miedo es todo lo que tenemos al frente… sin posibilidades de huida…

Ernesto García, usando el programa Zodiac de Javier Reinoso, nos  muestra así la realidad que tenemos frente a nuestros ojos, a sólo pocas semanas (http://www.astrodreams.com/forosfiles/_por_qu__abril_2011.pdf🙂

Abril 3 2011.png

La gran pregunta que queda flotando en el aire es, ¿por qué si la Astrología, ha venido levantando la voz en relación con las tendencias, pero por más contundentes que sean los avisos y su demostración, no se le pone la debida atención?

Voy a rescatar y digitalizar un ensayo “REPENSAR LA ASTROLOGÍA, de la creencia a la sistematización de su conocimiento” que escribí hace años, porque hay una serie de indicios, a los que tampoco los astrólogos, les hemos dado la debida atención. Ésta es un primer acercamiento al tema.

La síntesis de la que parto, es la de que, “el origen de nuestro cuerpo de conocimientos y el de las religiones es el mismo, como también lo es la evolución histórica que han seguido y también es el mismo de la crisis de la Fe“, en la que compartimos la misma cama, a pesar de que nuestra condición, desde 1600, es “clandestina” y por tal razón, nunca se institucionalizó: la sacralización de los “fenómenos naturales”, (que fueron considerados en la paleohistoria como dioses, en un panteísmo primitivo y elemental) adopta distintas formas y rituales, en las distintas culturas y sus etapas históricas, en las que, en un determinado momento, sus símbolos son suplantados y adaptados como base de los dogmas que se estructuran en cada una de las religiones o cuerpos teológicos conocidos.
En medio de un proceso “subliminal, que estremece las estructuras dogmáticas desde el Barroco”, éstos sufren distintos cismas y adaptaciones, pero a partir del siglo pasado y con el advenimiento de la tecnología y de los medios de comunicación, sistemáticamente se empiezan a minar las bases de todos los modelos simbólicos o teológicos, porque “el mensaje de fondo” no lo recibe el receptor (habitante común y silvestre) por parte del emisor tradicional (el Sacerdote, del Pastor, del Ravino, del Ayatolah, del Guía, Maestro, etc.), sino de los Medios de Comunicación (y en los últimos años de Internet)

Ésto es esencial, porque nuestra función como astrólogos, se ha venido convirtiendo en una especie de sucedáneo de los confesionarios o de los consultorios de psicólogos, en los que nosotros no oímos casi nada y a partir de nuestra lectura, damos nuestro diagnóstico, sin tener la mayoría, formación para proporcionar un seguimiento y mucho menos, un adecuado tratamiento…

El problema de base es que, los orígenes de -y mucha de- la información que procesamos, también están fuera de nuestro ámbito de estudio, de manera que vamos “a caballo” entre la ciencia, la tecnología, las comunicaciones, la mística, las religiones, las creencias, las supersticiones,… etc. ¿Y qué somos? ¿Qué rol cumplimos? Y hacia el futuro, ¿cuál deberíamos…?

La “masa” no cree en la Astrología por las mismas razones que no puede creer en la “religión o en sus ministros” (ignorancia, inconsistencia en el mensaje, falta de resultados tangibles, improbables promesas de premios o castigos).
Por ésto, parece natural, impulsar iniciativas para adquirir el estatus de “ciencia” para obtener credibilidad (sin embargo, muchas disciplinas lo tienen pero eso no representa ninguna garantía de exactitud o verosimilitud, por ejemplo las ciencias económicas, las ciencias sociales, etc.) Yendo más allá, ¿Se podría obtener “sentido de trascendencia” – esencial para el ser humano, a partir de sus demostraciones como ciencia?

El desafío que subyace, es el de ir construyendo un modelo conceptual que permita el restablecimiento de las conexiones simbólicas y reales entre la Astrología, en el sentido riguroso del término, el cosmos y el objeto de estudio, para que pueda cumplir su rol de “guía”

Si nuestro insumo esencial, es la Fe, sin importar el método que se aplique, la condición en la que estamos, es la misma comprobación de que todas las religiones institucionalizadas, están en crisis (Plutón pasó rasurándolas a todas y ahora viene a demoler sus estructuras) y si bien, nos salvamos en parte, es porque la Astrología, al carecer de una institucional,

ha funcionado espontáneamente como una respuesta a la necesidad de Iluminación (SOL) a través de la Sabiduría trascendente (Júpiter) en forma alternativa (Urano) mística universal (Neptuno) transformadora (Plutón) que proporcione estabilidad (Saturno) emocional (Luna) armónica real (Venus) que nos permita comunicarnos (Mercurio) y trabajar y luchar por nuestra existencia (Marte), pero sin la solidez requerida por el paradigma tradicional de la ciencia y tampoco sin mayor dirección.

Consolidar este discurso y sus tendencias nos llevaría hacia una urgente “ECOLOGÍA ASTRAL”. Sin ésto, seguiremos “ninguneados” por nuestra suma infinita de ocurrencias, charlatanerías y las carencias de rigor, seriedad, conocimiento, método y disciplina… además, agravado por el hecho de que “el exceso de información, sin dirección, asfixia al conocimiento“.

La libre interpretación fenomenológica (inventario descriptivo de los hechos, pasados o futuros)

NO SE PUEDE SISTEMATIZAR PROFUNDAMENTE, PORQUE LOS (SIEMPRE PARCIALES) RESULTADOS SON OBTENIDOS POR MEDIO DE MÉTODOS O PROCESOS DISTINTOS, CON DISTINTOS PARÁMETROS Y EN UN MODELO INFINITAMENTE COMPLEJO, ADMINISTRADO POR AGENTES AUTODIDACTAS, CASI SIEMPRE SIN CAPACIDAD NI FORMACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN. LAS EXCEPCIONES, AGOTAN SUS RECURSOS AL TRATAR DE DESENMARAÑAR LA NEBULOSA IMPERANTE.

¿Vamos a seguir hurgando sin un adecuado sentido?

Reitero mi absoluta complacencia por la seriedad de la mayoría de los “Aportadores(as)” pero, creo que seguimos “volando,” sin más que la base que nos ha proporcionado el esfuerzo de algunos, pero debería asustarnos a todos(as) el efecto Neptuno, como habitante de la casa 12… y la descomunal concentración de Violenta Energía Primaria concentrada en Aries y en tensión hacia Saturno y Plutón, como una configuración que nos dejará frente a una realidad desconocida y de la que será muy difícil restablecernos.

Observemos la imagen que nos remite, Ernesto García B. ¡por favor, vean las fechas!

La evidencia está expuesta y nadie parece reaccionar… los accesos los tienen los comunicadores y los medios…

En cuanto rescate el texto del ensayo, lo subiré. Estén atentos(as)…

Compañeros(as) de búsquedas…

Me resulta particularmente impactante, la necesidad de muchos, (que se consideran astrólogos) de querer buscar el aval de la Ciencia o de la religión tradicional.

Al buscar las razones, resulta evidente, lo endeble que es nuestro aparato conceptual, ya que gnoseológicamente (http://definicion.de/epistemologia/), se confunde la investigación del objeto de estudio, con el deseo de institucionalizar su “conocimiento” bajo el nombre de “ciencia”, aun cuando ésta sólo haya devenido como un sospechoso reducto de cuanto pueda ser demostrable por su método particular, sin importar su naturaleza. (Podría usarse epistemología; sin embargo, como parte de la filosofía, su objeto es específicamente orientado a la teoría del conocimiento científico)

Para cualquiera que tenga “tres dedos de frente”, este despropósito es sencillamente absurdo porque, para poder obtener un resultado válido, usando esta vía, deberíamos tener como civilización (civitas) o cultura (agüere) para ser más exactos, por lo menos unos 76.800 años (con descuento)de existencia.

  • ¿Cómo hacerlo de otra forma si lo que se busca es comprobar el significado de la periodicidad de los ciclos y extraer una síntesis escatológica,? demostrada y demostrable, luego de la necesaria comprobación dialéctica del modelo total. Por supuesto, con la inclusión minuciosa de la suma cartesiana de todas sus partes, en cada una de sus hipótesis y antítesis, para lograr compendiar, de manera coherente, un cuerpo lógico de conocimientos que puedan ser aplicables, como en el uso astrológico, a todo lo existente. Si suman, llevaríamos una cuenta de no menos de 100.000 años… ¿?
  • ¿Ciencia? Cuando la mayoría hemos sido, apenas “autoinstruidos”, sin ninguna metodología formal o estructurada. No se han preguntado,
    • ¿por qué, si usamos los mismos ingredientes en las recetas, obtenemos inverosímilmente diversos resultados, en los que, cuando coincidimos, lo hacemos por la ambigüedad de las propuestas, pero nunca por la rigurosa exactitud que debería estar implícita en ellas?

La Astrología, como conocimiento ancestral, se ubica en el área hermenéutica (o interpretativa), más como un lenguaje y nunca como instrumento exacto (no en las actuales condiciones o con los instrumentos y recursos actuales).
Existe de la misma manera en que las lenguas existen, a pesar de los analfabetos, (para el caso, ¿no lo somos en la mayoría de los otros idiomas que no conocemos?) Como en la música, ¿la niega la imposibilidad de leer sus notas en una partitura?

El origen común o su condición cercana a la mística y a la magia, con el “constructo” religioso (religión: re=volver, ligare=ligar) como la vía, sendero o camino para “religar” la protección u obtener los favores de los dioses (visión panteísta) a través de una serie de ritos especializados.
Es curioso como, al parecer no hemos evolucionado, sólo que ahora (y desde hace siglos) se vende la idea de Di_s, como una baratija que se adquiere en los templos o iglesias que son administrados por una vasta casta de traficantes de la fe, que a lo largo y ancho de la historia, detentan la representación divina, ofreciendo para cierta clase que paga, la salvación, para la que no puede, una infinita suma de sacrificios (humanos) y para los que no creemos en esa sarta de estupideces para incautos, la condenación eterna. (Hace años, al estudiar química (nombre desvirtuado de la Alquimia), en termodinámica, alguien mencionó que el infierno se había congelado, bajo el principio de que “todo cuerpo que se expande se enfría”, ergo no existe o tiene otro uso en el vasto universo…)

En todo caso, y volviendo al tema, la “sostenibilidad institucional” de las religiones, depende exclusivamente de su “Becerro de Oro”, al punto que, salvo por los ritos, al haber cambiado el su domicilio efectivo de las iglesias a los bancos, no cambia el objeto final, cual es la “salvación” (de los administradores).
Para la ventaja de los entes financieros y bursátiles, el premio o castigo, se recibe en este plano…

Desde ésta perspectiva, gracias a ciertos astrólogos, la Astrología se convirtió en un peligroso instrumento de terrorismo ideológico para el “Sistema”, para el “establishment”, para el “Status Quo” ya que, sus bases y propuestas, presuponen la inutilidad de las “castas” al proporcionarle al individuo común, la guía para que ejerza su propia voluntad, para que asuma su propia realización… ¿en ésta, en otra vida?

(Luego del paso de Plutón en Sagitario y ahora en Capricornio y pronto Neptuno en Piscis, ¿se mantendrá su estructura maqui (magia)bélica(guerra)?

Mientras la “horoscopía” o astrología de salón, en manos de charlatanes prevaleció, se veía a sus practicantes como divertidos e inofensivos “especímenes excéntricos”; el problema reemerge cuando, con el uso de la tecnología, se ha logrado una capacidad y precisión que pocos soñaban y la asociación de sus fundamentos en áreas estratégicas, pero sin el control de quienes detentan el poder de los “Cuatro Jinetes del Apocalipsis” (el Poder Religioso, el Poder Político, el Poder Militar y el Poder Económico).

“En nombre del Dios de Amor de los Cristianos”, se hicieron las Cruzadas, (la verdadera razón, para ellos era la de obtener el control y la hegemonía del mercado de las especies) pero el peor genocidio en la historia de la humanidad, cometido también en “nombre de ese mismo Dios” se cometió y se sigue cometiendo (con otros actores) en Abya Yala (nuestra América), en la que las cifras de esa masacre incalificable, alcanzaron más de 140 millones de muertos.
Obviamente, la “historia oficial” lo omite, como también lo hace en África, repartida como “bien de difunto” sin misericordia alguna. ¿Quieren que crea en esa versión retorcida por los traficantes de la Fe? “

Quienes hemos visitado el “Archivo General de las Indias” en la Av. Constitución, en Sevilla, no podemos sentir otra cosa más que, un nauseabundo dolor porque el orgullo de ellos, es y será como el ambicioso puñal que cercenó la vida de nuestros pueblos. (Lo digo en español, porque no entenderían ninguna de nuestras lenguas.)
Lo que está ahí, es la síntesis de la historia de la humanidad que, de “humanidad” no tiene nada.

Esta obra del “Hombre, lobo del Hombre” (Homo Homini Lupus, “El hombre es el lobo del hombre”- Leviatán, Thomas Hobbes, 1651) caricaturiza la aniquilación de nuestros pueblos ancestrales, porque sirve y contribuye a justificar la “supremacía” racial de algunos. Ésta, alimentada por la ignorancia y la voracidad de la ambición, nos tiene a todos, al borde de la destrucción. Ostler expresa: “entre más ignorancia más dogmatismo”.

Para muchos, al otro lado del Atlántico (“los que vienen de más allá”), los símbolos sagrados de nuestros ancestros, son brujería o superstición. Se han anquilosado en un esquema rígido y lineal.
Nuestra visión, como debería ser la de la Astrología, es cíclica y por lo tanto, opuesta a la ideología subyacente en el positivismo lineal (soporte “superestructural” de la ciencia oficial).

Cualquiera tiene acceso a los documentos digitalizados de Colón, eso al igual que todo, es sólo información, si se carece de la capacidad para poder interpretar su verdadero significado.
Para nuestros “Abuelos ancestrales” no existía ni la culpa ni el pecado y vivían en armonía con cuanto existía. En su “deontología” o conjunto de principios éticos, sólo se enfrenta la responsabilidad por los actos conscientes.
Ésto es de “lectura obligatoria” porque desde la rentable sustracción que hacen los hebreos de la cosmogonía egipcia y su posterior evolución en la visión judeo-cristiana, la penitencia, se instituye en la piedra angular para la proliferación del “miedo eterno”…

Es urgente que quienes estudiamos y practicamos Astrología, seamos capaces de ver hacia el futuro y, con absoluto rigor ético, nos convirtamos en las voces visionarias que alerten la conciencia, como la única opción para la sobrevivencia como especie.

  • ¿Cuántos(as) han tenido, al menos, la curiosidad de ver hacia adelante y estremecerse por nuestro inmediato porvenir?
  • ¿Vamos a seguir asociando el pasado a los complejos patrones astrológicos?
  • ¿Vamos a seguir inventando símbolos para justificar sucesos, generales o específicos?
  • ¿Vamos a seguir prostituyendo la esencia de la Astrología, permitiendo que los “recetarios astrológicos” se vendan por Internet o distorsionada en los horóscopos de diarios, revistas o correos?
  • ¿Necesitamos de un “emperador” romano, que unifique nuestras diferencias, en un concilio imposible, como lo hicieron con los antiguos cristianos?
  • ¿Cómo podemos pretender la aceptación de la ciencia oficial, cuando carecemos de una sólida estructura conceptual – gnoseológica, como mencionaba al principio?

Veamos un punto esencial:

Cuando nos iniciamos en el estudio astrológico, damos por aceptada la pretendida “influencia” de los planetas sobre nosotros. Alguien me puede explicar,

  • ¿Cómo puede un cuerpo ejercer influencia sobre otro, cuando su posición “real”, no coincide con la que estamos considerando?
  • ¿Hacemos un terremoto conceptual, para reubicar los nombres de los signos y volver a hacerlos coincidir con los de las constelaciones?
  • ¿Redefinimos o unificamos el Zodiaco Tropical y el Sideral?
  • ¿Contamos con grupos de investigación capacitados para reformular los sistemas de referencia?
  • ¿Lo podremos hacer, exclusivamente demostrando una “correlación“de patrones astrológicos y un grupo de eventos, da la naturaleza que sean?
  • ¿Cuáles postulados o proposiciones vamos a usar? ¿Las mismas tres de la demostración epistemológica?
  • ¿Por qué insistimos en usar instrumentos inadecuados para recibir tan flaco favor? ¿No es similar a usar un microscopio para observar las estrellas o al revés para hacerlo con las bacterias?
  • Si la “Astrología” es conocida como “el reloj del destino”, ¿ejerce éste, alguna influencia sobre el tiempo que mide? ¿Lo hace una cinta métrica sobre las dimensiones de un objeto?
  • ¿Puede el conocimiento astrológico ser entendido como lenguaje? ¿Cuáles son sus reglas gramaticales?
  • ¿Contribuimos a la construcción de una semiología astrológica?
  • ¿Cambian los parámetros, al cambiar las eras astrológicas? Si es así, ¿no deberíamos contar con un sistema de etapas que sirvan de referencia, para estudiar las distintas etapas del ser humano o del objeto de estudio? Cuál ciclo consideramos: ¿el de Saturno –Septenios? ¿El submúltiplo del de Urano (también definido por septenios)? ¿El de Júpiter? ¿El de los ciclos de Saros? ¿Todos los anteriores?…
  • ¿No deberíamos estar limpiando el terreno de tanta superchería, para poder construir el “edificio” astrológico? La gran pregunta es ¿quiénes están en la capacidad de hacerlo?
  • ¿Por qué responden tan pocos al “seré yo, Maestro”?…

Si es así… oprimamos la tecla de “suprimir” y sigamos en la fiesta, porque si “pensamos”, seremos señalados como peligrosos…

Resumen de los “Tránsitos Planetarios” en Astrología Mundial:

3 de abril del 2011 (programa y elaboración de Javier Reinoso):

Concentración de energía inusual

5 de Julio del 2011

NOTAS SOBRE EL AYNI, QELCA
DEL WAYRA KATARI, CARLOS MILLA VILLENA.

La investigación realizada por el Arq. Milla Villena, sobre el monolito de las Manos Cruzadas, encontrado en Qotosh, en 1960 y sobre la Génesis de la Cultura Andina, en la que se realiza un profundo análisis sobre el símbolo sagrado de la Cruz Chakana, constituye un hito en el que confluyen siglos de tradición Amerindia y de la Astrológica tradicional.

La serie de eventos que ocurrieron durante el proceso de la conquista, se convirtieron, en el nombre de la Fe, en un acto incalificable de usurpación y suplantación de la “vida”, de la identidad, de toda la iconografía y de la simbología sagrada de los culturas de Abya Yala, nuestra América (con tilde).

Las aparentes contradicciones ideológicas, trataremos de resolverlas a lo largo del proceso.

En la meta que nos hemos propuesto, también confluyen, como una acción impostergable de rescate de los íconos esenciales, resemantizándolos a partir de la visión cosmogónica que proviene del conocimiento astrológico. El Universo es sólo uno y somos parte de él.

La Astrología, es una herramienta sin fronteras que desde los orígenes del conocimiento, ha servido de guía para los seres humanos. Al acercarnos a uno de esos momentos sin retorno en la historia de la civilización,  sólo este instrumento milenario es capaz de permitirnos atisbar las tendencias hacia las que vamos.

Como si estuviéramos viviendo una novela de Ciencia Ficción, nada de cuánto hayamos vivido volverá a ser lo que fue. No es una profecía autocumplidora apocalíptica, como tantas que han atormentado a los ingenuos o a los crédulos. Las evidencias son contundentes y sólo quien voluntariamente quiere cerrar los ojos, puede no verlas.

La sinastría complementaria entre los dos modelos, incorpora elementos que implícitamente se deben constituir en la principal estrategia para la sobrevivencia de la humanidad: el Ayni, el principio de la Reciprocidad de los Amautas, Tiaunacos y ancestros.
La sabiduría expresada en el símbolo de las “Manos Cruzadas”, encontradas en Qotosh, cerca de Cuzco, es la misma que poseen nuestros indios que la conocen como “la mano vuelta” : una mano recibe y la otra da… Esta ética comunitaria se complementa también con la Fiesta de los Excedentes, en la que éstos se distribuían entre todos los miembros de la comunidad, con lo que se contenía cualquier forma de acumulación. Ésta es una de las causas principales del despilfarro de recursos que hemos hecho y que se ha agravado, en forma exponencial, desde la Revolución Industrial. Desde cierta perspectiva, podríamos ubicar uno de los hitos históricos relacionados con la Crisis Global, desde el mismo Barroco, porque es a partir de éste momento, en que se produce el divorcio entre el conocimiento Simbólico intuitivo y la racionalidad, típica de la Física Positivista que ha dominado el pensamiento occidental en los últimos 3 siglos.

La ideología dominante, ha ido consolidando una pirámide de Poder (Político, Religioso, Militar y Económico) cuyo principal insumo ha sido la proliferación de la ignorancia como forma de dominación. Su proliferación se ha desarrollado sistemáticamente a lo largo de la historia, a través de las religiones y de las distintas formas de instrucción o educación. Las primeras, como expresa Carlos Milla, a cargo de tenebrosos traficantes de la Fe, fomenta en el individuo, la creencia de un hipotético premio final a través de una salvación que nadie conoce. A través de un “maquia (magia)-bélico(guerra) mecanismo, se transfiere el temor primario a los elementos, hacia la Culpa y su penitencia, a través de la Confesión (las escuchas telefónicas de la Inquisición). Lo paradójico es que en nombre de una dudosa Fe, se han hecho atrocidades
Algo muy parecido ocurre con los sistemas de transferencia de los conocimientos, porque al Estatus Quo, no le resulta rentable la preparación de individuos concientes ni críticos…

Con el advenimiento de algunas revelaciones, gracias a ciertas tecnologías, a la mayor precisión de las predicciones astrológicas, con Internet y la popularización de la información, la Astrología entre todas las mancias, se ha convertido en una arma muy peligrosa… porque le devuelve el poder de su propio destino a la gente. Hacia eso debemos ir… Ser Seres de Luz, Concientes… que emulen la sabiduría de los Abuelos Ancestrales…





Apuntes astrológicos sobre el Mapa de Costarica

Uno de los grandes retos de la investigación astrológica en nuestros países centroamericanos y especialmente, en nuestra nación, Costarica (vocablo ancestral con el que se conocía a este lugar, antes de la llegada de los españoles, tal como lo consignó el investigador Dionisio Cabal en varias de sus obras), es que no existen fuentes rigurosas y confiables en las que, sistemáticamente se haya ido acumulando un acervo de información y de conocimientos que interpreten nuestra propia realidad de manera consistente, desde esta óptica; mucho menos, nada que pueda parecer siquiera una verdadera tradición astrológica.

Este aspecto ha inducido a dar por ciertas, confusas hipótesis que no tienen ninguna relación con la esencia de los principios astrológicos y mucho menos con lo que somos. Por ejemplo, en una gran cantidad de las escuelas de la Astrología Mundial, se toma la misma fecha para el establecimiento de las cartas astrológicas de todos los países de Centro América, cual es la fecha de su independencia de España, el 15 de setiembre de 1821. Evidentemente, esta hipótesis resulta insostenible por las marcadas diferencias de nuestros pueblos y sus disímiles experiencias particulares.

Ante estas dudas, me propuse el reto, hace más de 20 años, de establecer, a través de un programa de observación empírica y de la manera más precisa posible, el momento en que Costarica, surge como una realidad nueva y distinta, única.

Luego de muchas pruebas con fechas y acontecimientos claves en nuestra historia; accidentalmente, llegaron a mis manos, en esa época, las crónicas del cuarto viaje de Colón, en las que se describe su llegada a nuestras tierras. (En nuestras tradiciones, con frecuencia se menciona que fue Colón quien por primera vez, le dio el nombre a nuestro país, pero en estudios recientes, se demuestra que así era llamado por sus aborígenes y probablemente, él lo oyó y así lo consignó en su bitácora).

Investigando sobre las condiciones en que se produjo su arribo, encontré referencias del mismo Colón sobre sus maltrechas naves que, al parecer habían sido azotadas por una descomunal tormenta. Una de las premisas utilizadas en este proceso de “prueba y error” fue partir del hecho de que su llegada a nuestras tierras debe haberse producido en horas del día, pues ninguno de los navíos disponía de velas, ni de timones, por lo que deben haber sido arrastrados a tierra por el viento (en las noches, el viento corre de la tierra hacia el mar).

Otro indicador fue que, según las anotaciones de Colón, él deseaba tocar tierra “antes de que Saturno estuviera en oposición”… Ante estos datos y después de múltiples pruebas, se estableció como promedio de la hora de llegada, el mediodía.
Lo sorprendente del mapa levantado para ese momento, es que es extraordinariamente coincidente con las condiciones que definen nuestra realidad y todos los datos, incluso los investigados como fechas claves posteriores, podían considerarse como cartas derivadas de esa del 18 de setiembre de 1502.
Durante los años subsiguientes, este “hallazgo” ha sido presentado en diversos foros, en los que se ha constatado su rigor y validez. También ha sido tomado como base para las proyecciones anuales locales que se han publicado desde hace más de 15 años.
Todo esto, nos ha permitido establecer un marco de referencia real de patrones astrológicos específicos sobre nuestra realidad nacional, que resumimos acá:

Este mapa nos revela, en principio, al Sol en la Casa Novena, al Medio Cielo y a Marte en Libra, en la Casa Décima, lo que puede relacionarse con la aguerrida defensa de la vocación pacifista de nuestro pueblo. Esa posición del Sol en la Novena, coincide con el profundo fervor religioso que muestra su pueblo, aunque también suele relacionarse con un reglamentismo exagerado que, por lo general, impide la ejecución eficiente de los proyectos o las gestiones institucionales.

En este caso, la presencia de Mercurio (la mente) en Virgo en la Casa Novena, es un indicio de esa misma situación, pero traducida en minuciosidad y en un burocratismo excesivo. Un aspecto simpático, es que a Virgo se le suele asociar con lo pequeño y con cierta tendencia a la minimización de las cosas y al estar, en la Casa Novena (el extranjero) no debería extrañarnos el hecho de que seamos conocidos, en todo el mundo, como “ticos”, (porque aquí todo es “chiqui-tico”).
Esta misma casa, también se relaciona con los estudios universitarios, área en la que parece inconcebible que un país de sólo 51400 km2 y de poco más de 4.5 millones de habitantes, existen 5 instituciones públicas y 52 privadas de Educación Universitaria y no dan a basto..
Virgo, es el signo de la Salud y del trabajo (Casa 6) y tampoco debería sorprendernos, el prestigio que gozan nuestras Escuelas de Medicina en el Exterior (de nuevo la casa Novena). En ese mismo sector del mapa, la Casa Sexta, encontramos a Saturno en Cáncer (el estómago) y a Júpiter en Géminis (los bronquios y la piel). Ambos casos podríamos relacionarlos con la gran incidencia local de enfermedades gástricas que nos ubican en un triste primer lugar en el mundo, en cuanto a estadísticas sobre este tipo de patologías y también con la altísima tasa de problemas respiratorios y alérgicos que afectan al costarricense.
Saturno es responsabilidad, deber ineludible y Júpiter es expansión, por lo que al estar en el área de la salud, tampoco debería sorprendernos el inmenso aparato institucional que poseemos, a pesar de ser un país con una gran limitación de recursos económicos. No cabe aquí juzgar su eficiencia, sólo la desproporción comparativa entre las mismas áreas de los países centroamericanos, los que más bien, han sido beneficiados con nuestro sistema de seguridad social.

Parte del efecto de Saturno en la casa del Trabajo, en Cáncer (la Mujer y la Familia) puede asociarse con la enorme responsabilidad que, históricamente ha asumido la mujer costarricense en el mantenimiento de la familia; relacionado con esto, Júpiter (el extranjero) en Géminis (los hermanos) en la misma casa, de nuevo podría ser un buen marco de referencia para el gran atractivo que tiene nuestro país para los hermanos centroamericanos como fuente potencial de trabajo.
También en relación con el tema laboral (Casa Sexta), Júpiter (expansión) en Géminis (comunicación) refleja la gran profusión de medios en este campo, alcanzada por nuestro país.
Volviendo al tema de la familia (Casa Cuarta) encontramos una poderosísima Luna en Tauro, la que podríamos interpretar como la inclaudicable necesidad que expresan nuestras familias tanto en la búsqueda de su casa como en el hecho de que éstas deben contar con áreas verdes o patios. Y aquí, se puede encontrar uno de nuestros más firmes valores: ese apego indescriptible a la tierra (Tauro) y a la herencia familiar y patrimonial (Cáncer – Capricornio o Luna – Saturno), lo que se relaciona directamente con la enorme importancia de los programas de desarrollo habitacional, impulsados por los últimos gobiernos y también con los programas de conservación ambiental o ecológica, que son objeto de reconocimiento internacional y uno de nuestros mayores atractivos turísticos. (Saturno, – regente del Ascendente, en la Casa 6 (= Virgo, el Ambiente) en sextil dispositante con la Luna en Tauro en la casa Cuarta (el territorio nacional) y también dispositando a Mercurio en Virgo en la Casa Novena).

Dada la importancia del tema familiar para el costarricense, parecería inconcebible el alto nivel de violencia doméstica. Varios son los indicadores que aparecen en el mapa: si se observa a Marte (el hombre) en Libra, está en una condición debilitada, mientras que la Luna (la Mujer) en Tauro, aparece fortalecida. Marte está en la Casa Décima, el poder, lo que describiría a un hombre que busca su esencia dominante pero que sucumbe ante el dominio sutil de la Madre que lo condiciona. Como es un acto inconsciente, su reacción tenderá a ser violenta (Nodo Norte en Aries en la Casa Cuarta en Oposición a Marte – el agresor). Tanto el Nodo como Marte, presentan líneas de tensión con Neptuno (el inconsciente) en la casa Primera (el Individuo y su personalidad). El mismo efecto se repite con Cáncer en el Descendente (el Matrimonio). Afortunadamente los desencadenantes de tal efecto, son cíclicos.
Si bien, la raíz de la violencia podría tener un componente socioeconómico, agravado por el paso de Neptuno por la Casa Segunda (el dinero), existe un elemento desestabilizador de los principios éticos y religiosos que inciden en la estructura de las relaciones afectivas y que está caracterizado por Venus (la Atracción) en Leo (la pasión) en la Casa Ocho (el Sexo y lo misterioso).
En este punto, las necesidades pasionales se tienden a expresar solapadamente tras el justificante de una doble moral con elementos lúdicos (Leo), la necesidad de recompensa sensual (Venus) y la de castigo (Escorpión = Casa Ocho).
Al ocurrir en signos fijos, la necesidad de libertad es drásticamente condicionada por la rigidez de la Luna en Tauro (posesividad) en la Casa Cuatro (los derechos de la familia que deben ser defendidos) y la reacción natural suele ser violenta. Plutón en Escorpión (pasión irrefrenable) en la Casa Once, añade otro elemento peligroso, ya que dificulta la definición de los límites entre las relaciones amistosas.

Puede existir también un factor externo, que haya contribuido a aumentar los niveles de violencia intrafamiliar. Júpiter en Aries -cúpide de la Casa 4 (la familia) en cuadratura con el Ascendente en Capricornio y Plutón, regente de Escorpión, opuesto a Saturno en Cáncer (la familia), ésto podría interpretarse como el establecimiento de patrones aculturizantes que están afectando tanto el área de las relaciones como la de la salud (Casa Seis), Plutón – la violencia irracional, Júpiter y Sagitario – lo extranjero, la cultura, lo ético, en Virgo – las costumbres y la salud).
No cabe duda de que el trígono de Urano (altas tecnologías, Radio, Televisión, comunicaciones satelitales, etc.) interviene como un dinamizador en este proceso de cambio ideológico y empresarial en el área de las telecomunicaciones.
Estos elementos, también pueden ser indicadores de niveles de tensión en las relaciones internacionales en las que la globalización deja a nuestro país en condiciones muy vulnerables. Opuesto a la Casa Ocho (los recursos de los demás) que simbolizaría el sistema bancario nacional, encontramos a Urano (el anarquista) en Piscis (los sueños) en la Casa Segunda (las posesiones), lo que nos da un cuadro muy preciso de las condiciones financieras del costarricense, algo así como un continuo subibaja, atenuado por una descomunal habilidad negociadora (trígono de Urano con Júpiter en Géminis) con destellos geniales, pero inconstantes, con una generosidad (Piscis) bien intencionada pero, al mismo tiempo un poco interesada (Géminis).
Y hablando de Piscis, encontramos a su regente, Neptuno en la Casa Primera (la personalidad). No cabe duda de que es uno de los elementos más reveladores de la forma de ser de nosotros, los “ticos”. Con esta posición, al individuo le resulta muy difícil tener una percepción clara de lo que es y de cómo le perciben los demás. (Podría ser descrito como un mitómano, que cree que todo el mundo lo está observando y que siempre estará dispuesto a ayudarle…)
Es una imagen confusa que le induce, también, al despiste y a veces al descuido (sobre todo con la cuadratura que aparece entre Marte y Neptuno). Ese factor lleva a la impulsividad. En lo particular, cuando debería decir que nó y dice sí, sin estar convencido del compromiso que está adquiriendo.
También podríamos relacionarlo con la necesidad de evasión a través del alcohol o de las drogas, incluido el tabaquismo o cualquier tipo de automedicación, exponiendo a la población a una creciente violencia derivada del tráfico de drogas, de nuevo, Neptuno en tensión con el Marte natal. Este es un aspecto que debería de observarse con detenimiento ya que el promedio de los costarricenses no soportan la exposición prolongada a situaciones de tensión. Si ubicamos a Neptuno en Capricornio – el Ascendente, podríamos concluir que se busca, en todas las formas imaginables, una situación de seguridad total, es su sueño individual, pero por lo general éste sucumbe en sus nebulosas interiores, por lo que busca aferrarse a valores conocidos y estables como la familia o la religión (en especial, a la Virgen de los Angeles o a Jesús) o la figura de la Madre o del Padre. En este sentido, es muy curioso el hecho de que la mayoría de los últimos gobernantes: Carazo, Monge, Figueres y Rodríguez, Pacheco, han sido o son de signo Capricornio, como también lo es el ascendente del mapa que nos ocupa y de la actual presidente, (en un lapso de 63 años, sólo tres presidentes no poseen su Sol en este signo y de algunos, no podemos asegurarlo, por cierto misterio, en sus datos natales) Es como si inconscientemente se identificara a éstos personajes con la imagen de la seguridad y la estabilidad deseada… una especie de Padre Cósmico, representado por Saturno, rector de Capricornio. Este ascendente, le confiere al costarricense un carácter taciturno, apacible, aparentemente firme y tranquilo, que esconde una naturaleza telúrica y volcánica, como la de las cordilleras que conforman la orografía de este maravilloso país. El que mezclado con Neptuno en la Primera, provoca un efecto inverso a la naturaleza ambiciosa de Capricornio y que se manifiesta en una actitud que no espera (solo la ayuda del gobierno) y por lo tanto, todo lo que recibe, es ganancia y por eso suele percibirse como una persona feliz, con su habitual ¡pura vida! aunque “se lo esté llevando un trueno”.

En síntesis, desde una perspectiva objetiva, Costarica, posee incontables riquezas y un nivel de instrucción en su población que lo podrían catapultar como un centro de desarrollo regional, pero en vez de esto, que le garantizaría un nivel mayor de calidad de vida a su población, por diversos factores, más bien, ha tendido a “centroamericanizarse”, lo que se refleja en el cambio radical del tradicional carácter del “tico” y en su forma de expresarse… lo que se confirma con la evolución y la validez del Mapa de Costarica…

Aventurando hipótesis sobre las tendencias de Costarica para este año 2011:

¿Podemos sacar conclusiones, en especial por la potencia neptuniana que refleja este mapa y los tránsitos del mismo?

Arq. Abel Salazar V. – Astrovisión C.R.

Introducción

Paralelamente a éste espacio, hemos estado siguiendo un foro en la página de Astrólogos del Mundo:

http://astrologosdelmundo.ning.com/profile/AbelSalazar

Al que les invitamos a conocer y participar en éstas discusiones.

Primera Parte – Fundamentos

Vamos a iniciar una aventura. Hoy abriremos la puerta a un conocimiento que durante siglos ha estado reservado a muy pocas personas. Siguiendo estas sencillas lecciones, ustedes irán teniendo acceso a las bases de ese conocimiento conocido como la Astrología.  Hablamos de una Astrología rigurosa, de manera amplia y que es muy distinta a la técnica con la que suelen hacerse los horóscopos de las revistas o de los periódicos. En este sentido es muy importante aclarar que el Conocimiento Astrológico no tiene ninguna connotación negativa desde el punto de vista religioso o espiritual.

La Astrología es un valioso instrumento para conocerse mejor y para adquirir una mayor conciencia como seres humanos y por tanto, es un invaluable complemento al Dogma Religioso para llegar a Dios, cualquiera que sea el concepto que se tenga al respecto.

La esencia de la Astrología no es la predicción o la adivinación, que es con lo que la relacionan muchas personas, si no más bien el poder encontrarse a uno(a) mismo(a) como parte de un plan divino dentro de la maravillosa obra de la Creación Universal.

La Astrología, es un complemento perfecto, en la medida que permite “re-ligar” (de ahí proviene la palabra religión) el microcosmos que es el ser humano con el Macrocosmos que es el Universo, como obra de Dios. Eso es algo que asumo, con todo el sentido ético y de responsabilidad con ustedes y por sobre todo, ante Dios.

Inicialmente abordaremos los fundamentos teóricos en los que se basa esta disciplina milenaria. Trataremos de irlos exponiendo de la manera más sencilla posible, pero requerirá de ustedes mucha constancia y dedicación práctica para poderlos dominar.

Aprender Astrología es como aprender un lenguaje: primero se va adquiriendo un vocabulario básico que permitirá formar conceptos, al principio, elementales; pero también, casi sin darse uno cuenta, empezará a aflorar un discurso, pleno de simbolismos en aquello(as) de ustedes que estén dispuesto(as) a transitar por este apasionante sendero. No digo que sea o vaya a resultar fácil… confío en que puedan seguirnos y al hacerlo, vayan descubriendo como se establecen los distintos patrones de la mecánica astrológica.

El que ustedes puedan llegar a dominar este conocimiento permitirá, al mismo tiempo, desenmascarar a tantas personas que usan la Astrología como medio de enriquecimiento:

Por principio, nadie puede cobrar por un conocimiento que es universal y que sólo puede ser usado para servir a los demás. Esto es algo indiscutible. ¡Nadie debe cobrar por estos servicios!

Y al conocer, nadie les podrá engañar más.

Con cada lección, ustedes podrán disponer poco a poco de los elementos que les permitirán relacionar cada una de las partes del mapa, hasta comprender el “todo”. Para lograrlo el ingrediente esencial es la constancia y la persistencia.

Luego de la etapa de fundamentos, a las personas que hayan aprobado las evaluaciones de la primera parte de este curso, se les obsequiará un programa de computadora para que puedan ir calculando los mapas sin tener que hacerlo de la manera manual tradicional o sea, usando las efemérides o tablas de posiciones planetarias y de las casas. Me parece conveniente que vayan descargando y guardando cada artículo en una carpeta, para que puedan consultarlo cuando necesiten repasarlo. Esto es sólo una sugerencia.

Sinceramente, espero que podamos recorrer juntos este camino en la ruta del autoconocimiento y del mejoramiento espiritual y por lo tanto, personal. ¿Empezamos?

LECCIÓN N° 001

LECCIÓN N° 002

LECCIÓN N° 003

LECCIÓN N° 004

LECCIÓN N° 005

PRUEBA N°1 (LECCIÓN 1-5)

LECCIÓN N° 006

LECCIÓN N° 007

LECCIÓN N° 008

LECCIÓN N° 009

LECCIÓN N° 010

LECCIÓN N° 011

LECCIÓN N° 012

LECCIÓN N° 013

LECCIÓN N° 014

LECCIÓN N° 015