Category: 5.1.1-MAPAS DE ASTROLOGÍA MUNDIAL


PAPELES_PANAMÁ_01

Es muy curioso que en esta nueva zaga del “periodismo investigativo” local, asociado con el internacional, no se mencionen ni al Grupo Sama, ni a los Arias, ni a la Iglesia, ni a las iglesias, cuando sus “exportaciones secretas” han sido “vox populi”, desde hace años, … (Sólo como ejemplo: http://www.nacion.com/nacional/bemOffshore-panamena-capital-Iglesia-Catolica_0_970902914.html o en éste: http://www.corneta.org/no_116/iglesia_catolica_y_dinero_mafioso.html)
¿Será posible que nuestra memoria histórica se diluya en menos de 10 años?

Análisis sobre las tenebrosas tendencias globales: http://wp.me/p1s8wE-jrLOS PROFETAS DEL ARMAGEDÓN

¡INSólito!… país aplastado por la ineptitud y las deudas -N°1

Bajo un verdadero bombardeo argumental, desde la “barrera” observamos la intensa discusión de los impulsores y detractores del proyecto del pre-supuesto nacional, en el que se desnuda la miopía, no sólo de los políticos, sino -y de ahí su gravedad, de la academia, de los gremios, de los profesionales, de los sectores públicos, privados, de los productivos e improductivos y de quién, inevitablemente habrá de sufrir las asfixiantes consecuencias: nuestro pueblo.

La ecuación “no cierra” cuando se arguye que más de la mitad de esta obscena y ofensiva monstruosidad (más de ocho mil billones de colones) debe ser financiada a través de “endeudamiento”. No cierra porque no hay forma de resolverlo, en medio de uns fragmentada, parcializada y tendenciosa perspectiva; en la que, por ejemplo, en ninguna parte se menciona el volumen del lastre histórico acumulado por la “deuda eterna”. Pareciera como si nuestros inefables responsables del re-cuento económico no supieran sumar o no tuvieran el registro riguroso de la situación real de las finanzas públicas o se solazaran con el atrevimiento de asegurar que la carga impositiva en Costa Rica es de solo un 13% (Ottón Solís – diputado)

Se nos agrede a todos, al justificar la “imposibilidad” de reducir o ajustar el exorbitante monto, porque “una gran cantidad de rubros son obligaciones constitucionales”…
Se rasgan “las vestiduras” responsabilizando a los gobiernos anteriores, (de los que muchos de los actuales jerarcas formaron parte) y levantando cuál amenazante estandarte una reforma fiscal inconsistente e ilógica. Estructuralmente ni exprimiendo hasta el último recurso disponible, sería suficiente para cubrir semejante desvarío.
Tampoco sus propulsores parecen capaces de distinguir los nefastos efectos de su aplicación: un incontenible incremento en el costo “de la vida” y un gasto público incontrolable “ad infinitum”… ¿Cómo pretenden aumentar la recaudación, asfixiando a la producción? Gráficamente, se podría sintetizar:

ARBITRIO ¿En qué pensamiento cabe que un expansivo modelo así puede sostenerse indefinidamente y que no se puede cambiar? ¿Es que somos incapaces de poder planificar a mediano o largo plazo o, será que,…?

Planificación

No se puede planificar sin conocer los recursos con los que se cuenta y en especial, cuál es la meta que se desea y se puede alcanzar. 

¿Cuál es nuestro principal recurso? ¡Nuestra gente! Pero qué somos… ¿un pueblo educado? ¿con un elevado nivel de capacitación técnica? o, ¿una suma casi infinita de “portatítulos” medianamente instruidos y sin ninguna capacidad crítica? (De no ser así, no tendríamos, ni aceptaríamos mantener en el gobierno a funcionarios ineficientes y a un costo excesivo)

  • ¿Ha sido tan efectivo nuestro decadente sistema educativo que, sin apelar a ninguna cirugía ni lobotomía, ha sido capaz de descerebrarnos y convertirnos en unos mitómanos crónicos?
  • ¿Qué nos ha intoxicado de esta forma que no podemos aceptar que nadie en el mundo está pendiente de nosotros y que no cumplimos ningún rol estratégico en la geo-política ni en la macro-economía global?
  • ¿Por qué razón, exageramos hasta la soberbia y esperamos que el Cielo nos premie sin ningún esfuerzo de nuestra parte, como si fuera su obligación? ¡Y el gobierno también!
  • ¿Por qué permitimos que se hipertrofiara el aparato burocrático del Estado, a un nivel irreversible y que se convirtió en un “fin en si mismo”?
  • ¿Por qué aceptamos pasivamente “autonomías” sin control, en las que la ineficiencia y la corrupción se codean libérrimamente y a sus anchas?
  • ¿Cómo un país de cinco millones de habitantes y sin recursos, se puede permitir el lujo de tener 7 bancos estatales, 5 súperintendencias, 6 universidades estatales, 51 universidades privadas (muchas de ellas sin control y sin un marco de planificación curricular), 32 Instituciones en el sector social dedicadas a combatir la pobreza y ésta sigue aumentando, un sistema de salud y de seguridad desarticulados, 81 gobiernos locales sin recursos, ni planes ni controles y enmarañados en camisas de fuerza absurdas, 21 ministerios,  una cantidad inexplicable de instituciones públicas cuyos funcionarios son incapaces de comunicarse y de articular planes intersectoriales, como si se trataran de feudos, etc. ¿De qué jugamos? ¿Cuándo y quién les pondrá coto a los inconscientes sectores sindicales y ambientalistas?
  • ¿Cómo gastamos en políticas inútiles como la Carbono Neutralidad, si ni siquiera tenemos un ordenamiento territorial lógico y eficiente?…
  • ¿Tiene sentido seguir manteniendo un Estado Confesional. basado en estafas y en improbables argumentos sin ningún fundamento, ni histórico ni mistico? ¿Por “intervención divina?

La lista es interminable y la pregunta crucial es: ¿Cómo a ninguno de nuestros inefables funcionarios ha propuesto, cambiar radicalmente y reducir el ingobernable e insostenible modelo actual?

  • ¿Tiene sentido seguir manteniendo una obsoleta organización político-territorial? ¿No sería más lógico redefinir el esquema provincial, tomando como centros, polos potenciales de desarrollo y consolidar todos los municipios del centro del país en un distrito metropolitano?… 

Necesitamos urgentemente romper los viejos moldes y replantear el país que deseamos y que podemos ser, si no actuamos ya, el proceso será irreversible y con hambre y pesar veremos colapsar a la democracia “ejemplar” devenida en una oclocracia cuyo potencial fue dilapidado por la ignorancia y por la ingenuidad de millones de “creyentes de oídas” ¡Gracias a D_os!