Category: 5.1-ARTÍCULOS


A lo largo y ancho de los últimos meses y en especial con la huelga sindical, han proliferado una gran cantidad de mensajes y textos, antagónicos, contradictorios, incluso paradójicos, de defensa y ataque en una dialéctica imposible, al extremo de que en muchos se plantea una inaceptable inconsistencia, al asumirse que el “gobierno constituye un ente distinto a sus instituciones y a los empleados públicos”. (¿No son todos el Sector Público?)

La polarización entre cada uno de los distintos sectores, ha ido agravándose al negar cualquier posibilidad de diálogo ante la opción de tener que renunciar a sus intereses particulares, sean beneficios, convenciones, exenciones, etc, constituyendo un marco crítico que está al borde de una condición de violencia social, incontrolable e irreversible.
La imagen es subrealista como bien lo reseña el Colega y Amigo, Róger Retana, en su análisis: “Apuntes Político Astrológicos sobre la Huelga en Costa Rica

Algunos dicen ¡”Nadie debería tener lo que no merece,! refiriéndose a las pensiones de lujo, pero lo mismo debería aplicarse a la ineptitud del gobierno en todos los planos, a la estéril academia, a las grandes empresas evasoras, a los ingenuos habitantes…
Otros vociferan: ¡No necesitamos tanta burocracia para funcionar! pero, en la discusión del proyecto de ¿“reforma fiscal”? se excluye cualquier opción de razonabilidad y proporcionalidad y se mantiene intocado todo el hipertrofiado aparato estatal. Si al menos, se hubiera dado una señal de reducción del gasto público, no solo no tendríamos la absurda discusión del “plan fatal” si no, que no se justificaría ninguna manifestación ni paralización de los servicios. (Paradójica y sorpresivamente, aunque se quiera negar o minimizar desde el sector oficial, la “huelga” ha contado y sigue contando con un apoyo popular mayoritario). ¿Por qué se acepta como un “dogma” que el aparato estatal debe seguir creciendo sin límite?

¡Costa Rica no necesita más impuestos!

  • ¿Para qué más si la economía está paralizada y por lo tanto, aun con los
    propuestos, no mejorará la recaudación tributaria, como lo señalé hace unos días?
  • ¿Para qué mejorar la calificación en las evaluadoras de riesgo, si ya no nos podemos endeudar más?
  • ¿No sería más lógico y prudente retirar el “Combo” y tramitar en forma independiente cada uno de los capítulos del mismo:
    • IVA,
    • Renta global,
    • Anmistía tributaria,
    • Exoneraciones y exenciones,
    • Pensiones,
    • Evasión Fiscal.
  • Al analizar con detalle, el último borrador del proyecto, es sorprendente cómo ha sido manipulado y alterado a tal punto que se convertirá en un instrumento inservible para los propósitos originales, como se deduce en el Análisis respectivo realizado por el IICE.
  • Urge reducir el gasto público. Los cuadros que presenta ese análisis son alarmantes, como también lo denunció Juan Carlos Hidalgo, en el pasado mes de julio…
    • La actual planilla del sector público CONSUME el 54% del Presupuesto nacional (La de Colombia, cuya población es diez veces más grande que la nuestra es de solo el 17%):
    • Hay que parar y eliminar la proliferación de instituciones (y a su ejército de jerarcas) con funciones duplicadas y con una gestión perversamente ineficiente. ¿Cómo es posible que tengamos casi 400 instituciones públicas?
    • Entre ellas hay 31 atendiendo el tema de la pobreza y la misma sigue creciendo. 5 bancos estatales, 6 universidades, 5 instituciones que atienden materia económica, “n” del sector salud, otro tanto en vivienda, en transporte público, etc. (Para colmo, el Ministerio de Planificación ahora nos pide que le “demos ideas”)… ¡Qué absurdo! ¡Qué ridículo! Si son tan ineptos ¿cómo ocupan y cobran por cargos para los que no están capacitados ni preparados?
      (Bélgica estuvo más de dos años sin gobierno y a pesar de eso, el país siguió funcionando. Lo mismo nos ha ocurrido aquí desde hace décadas.
  • La gran pregunta es, si no hay estadistas, ni líderes, si no oportunistas y vividores, ¿Costa Rica necesita seguir manteniendo a inútiles a costa del pueblo y del sector privado que si produce a pesar de la casi imposibilidad jurídica para hacerlo?

¡COSTA RICA DEBE REINVENTARSE CON SUS PROPIOS VALORES Y PARA LOGRARLO LE URGE UNA REVOLUCIÓN, CON LA EDUCACIÓN COMO ESTANDARTE!

Nuestra realidad nos ha venido dando señales que, sistemáticamente hemos desatendido con una obstinada ingenuidad y ahora nos ha empezado a golpear de manera ineludible, crítica. Algunas voces trataron de advertirlo y fueron desestimadas, de manera insentata.
Una de ellas, Ayn Rand (1905-1982) escritora rusa, nacionalizada como estadounidense, hace casi 70 años expresó:

AYN_RAND_SOCIEDAD

(Ayn_Rand)

Ahora, cuando ya “el destino nos ha dejado rezagados“, ¿será muy tarde para tratar de revertir el producto de nuestra propia temeraria insensatez?
Siendo un optimista crónico, esperaría que no; sin embargo, todo parece indicar que será difícil y casi inevitable y talvez, solo talvez, después del colapso, podamos empezar una “Nueva Era” en la que podamos ser capaces de construir una sociedad basada en los elevados principios que deberían habernos guiado, como la Justicia, la Equidad, la Fraternidad y la Solidaridad, de manera rigurosamente ética. ¿Qué estamos esperando?…

En una de sus obras más importantes, “El Manantial“, plantea un argumento que sería un verdadero insulto para quienes creen que se puede hacer Arquitectura, manoseando sus propios valores… Su protagonista, ¡todo un héroe,! Howard Roark, es un arquitecto acosado por sus clientes, por defender de forma inclaudicable sus propios ideales…

¿Cómo pueden pedirnos que nos “amarremos la bolsa” y, por otro lado, tras bambalinas siguen en plena fiesta, favoreciendo sectores qué no necesitan de este absurdo “proteccionismo” a costa de todos?
¿Qué es lo que están buscando, al provocar un cortina de humo tan denso? ¿Cuál es el objeto?… ¿Devolver “favores”?…
(El mapa astrológico de Costa Rica revela un recrudecimiento de episodios tenebrosos y críticos… ¿Cómo es que no hay ningún grupo con el liderazgo y la capacidad para organizar, contener, evitar o cuando menos, mitigar el colapso, en esta “Crónica de una muerte anunciada”? ¿Qué necesitamos para abrir los ojos y reaccionare? ¿Con qué nos intoxicaron que nadie puede ver el peligro inminente y una gran mayoría sólo atina a garantizarse “pírricos intereses particulares”, actitud típica de ciertos conocidos roedores en un naufragio?
¿Nos vamos a dejar vencer por esta sensación de impotencia y frustración frente a la avalancha de improvisaciones y ocurrencias de ciertos políticos de turno…?
¿Cuál será la Patria que heredará el Futuro?
A este paso, tendrán que modificar la letra del Himno Nacional:… 

“¡Pobre Patria, tu escuálido pueblo

sin abrigo, con hambre mortal…!

 

Recientemente, un muy buen amigo, el Dr. Jaime Tellini me remitió un texto, atribuido a Pierre Teilhard de Chardin, en el que se hace una lúcida comparación entre los dos conceptos. Complacido se los comparto. Encierra una excepcional síntesis “esotérica” y guía para el “despertar de nuestras conciencias hacia un sano agnosticismo“. Al respecto el Dr. Tellini apunta:

“De alguna manera el presente mensaje encierra más de una enseñanza, muy oportuno y congruente con la situación planteada en el proceso cívico o, ¿eleccionario?…”

“Hermoso texto de Pierre Teilhard de Chardin (nacido en Orcines, 1 de mayo, 1881 – Murió en Nueva York 10 de abril de1955), que era un sacerdote jesuita, teólogo, filósofo y paleontólogo francés que intentó construir una visión integrada de la ciencia y la teología:

“No somos seres humanos que pasan por una experiencia espiritual,… ¡Somos seres espirituales que pasamos por una experiencia humana…!”

La religión no es sólo una, hay cientos. La Espiritualidad es Una.
La religión es para los que duermen. La Espiritualidad es para los que están despiertos.
La religión es para aquellos que necesitan que alguien les diga qué hacer y quieren ser guiados. La Espiritualidad es para aquellos que prestan atención a su voz interior.
La religión tiene un conjunto de reglas dogmáticas. La Espiritualidad invita a razonar sobre todo, a cuestionar todo.
La religión amenaza y asusta. La Espiritualidad da Paz interior.
La religión habla de pecado y culpa. La Espiritualidad dice, “aprender del error” ..
La religión reprime todo, y en algunos casos es falsa. La Espiritualidad trasciende todo, ¡te muestra la diferencia entre la realidad y la Verdad!
La religión no es “Dios”. La Espiritualidad es todo y, por tanto, es “Dios”.
La religión inventa. La Espiritualidad encuentra.
La religión no pide ninguna pregunta. La Espiritualidad cuestiona todo.
La religión es humana, es una organización con reglas. La Espiritualidad es Divina, sin reglas.
La religión es la causa de las divisiones. La Espiritualidad es la causa de la Unión.
La religión te busca para que creas. La Espiritualidad necesita que investigues que busques.
La religión sigue los preceptos de un libro sagrado. La Espiritualidad busca lo sagrado en todos los libros.
La religión se alimenta del miedo. La Espiritualidad verifica y se alimenta de la confianza y la fe.
La religión está viviendo en el pensamiento. La Espiritualidad es vivir en la conciencia ..
La religión se ocupa de hacer. La Espiritualidad tiene que ver con el ser.
La religión se alimenta el ego. La Espiritualidad nos permite trascender.
La religión nos hace renunciar al mundo. La Espiritualidad nos permite vivir en “Dios”, no se da a él.
La religión es el culto. La Espiritualidad es la meditación.
La religión nos hace soñar la gloria y el paraíso en el futuro. La Espiritualidad nos permite vivir la gloria y el paraíso aquí y ahora.
La religión vive en el pasado y en el futuro. La Espiritualidad vive en el presen
La religión enclaustra nuestra memoria. La Espiritualidad libera nuestra conciencia.
La religión cree en la vida eterna. La Espiritualidad nos hace conscientes de la vida eterna.
La religión promete “vida después de la muerte”. La Espiritualidad es encontrar a “Dios” en nuestro interior, durante toda la vida…” •

  • Espíritu = Energía (que “no se crea ni se destruye, sólo se transforma“, por lo tanto, es eterna

Luego de los previsibles resultados electorales del pasado 4 de febrero, Costa Rica ha quedado “entre la espada y la pared” como producto de miopía, mitomanía y de la más inconcebible ignorancia de grandes sectores populares que, durante décadas, han sido objeto de una perversa manipulación perpetrada en su “súper-estructura” ideológica por grupos “socio-religiosos” frente a los que, por su pésimo sistema educativo y cultura sin raíces, le deja en la más absoluta indefensión…
Es un fenómeno que se ha venido propagando en toda Latinoamérica, como puede constatarse en este artículo: Un matrimonio perfecto: evangélicos y conservadores en América Latina de Javier Corrales de The New York Times

Estamos en una condición alarmante y aparentemente irreversible. ¿Cómo es que no nos percatamos que estaba pasando ésto que va muchísimo más allá de la simple discusión entre el Estado Laico y el Confesional?
Literalmente, éstos grupos se metieron “por la cocina” y no parece que haya ninguna estructura ni organización capaz de contener su avance y el efecto para la sociedad podría ser una polarización (tipo Irlanda) o un colapso total por su “fundamentalismo” basado en mitos y muy especialmente en intereses muy bien encubiertos con la promesa de la “salvación” (¿de qué?) ¿¡De ellos!?…
¿Qué necesitan para abrir los ojos de sus acríticas conciencias? ¿Una megadosis de las denuncias de Salvador Freixedo?…
Con todo el optimismo que me caracteriza,… todo parece indicar que, parafraseando el título de una conocida cinta cinematográfica, a los ticos, “el destino no los alcanzó” ¡los dejó rezagados!… 

A.S.
Puntarenas, 10 de febrero del 2018

PAPELES_PANAMÁ_01

Es muy curioso que en esta nueva zaga del “periodismo investigativo” local, asociado con el internacional, no se mencionen ni al Grupo Sama, ni a los Arias, ni a la Iglesia, ni a las iglesias, cuando sus “exportaciones secretas” han sido “vox populi”, desde hace años, … (Sólo como ejemplo: http://www.nacion.com/nacional/bemOffshore-panamena-capital-Iglesia-Catolica_0_970902914.html o en éste: http://www.corneta.org/no_116/iglesia_catolica_y_dinero_mafioso.html)
¿Será posible que nuestra memoria histórica se diluya en menos de 10 años?

Análisis sobre las tenebrosas tendencias globales: http://wp.me/p1s8wE-jrLOS PROFETAS DEL ARMAGEDÓN

¿A qué persona razonable y responsable se le puede ocurrir que hipertrofiar el presupuesto nacional, “hipotecando el futuro” (que será consumido por una insaciable planilla) no tendrá ninguna consecuencia para el país y que sus habitantes, deben aceptarlo, cuando tienen la certeza de que esa maquinaria, les terminará aplastando… y anulando cualquier posibilidad de poder sobrevivir , con un mínimo de decoro y de competir eficientemente? En tal circunstancia, ¿es lícito y ético, responder a una carga impositiva creciente y descontrolada? ¿No deberíaos apelar al principio de la Lex Dubia…?

LEX DUBIA

LEX DUBIA

Es falso que la carga tributaria del país sea de sólo el 13%… Quién se atreva a asegurarlo, ha de haber vivido siempre formando parte del expansivo “ejército institucional” con el que sustituimos al militar. A quién lo publique, siendo economista, se le debería hacer un exámen elemental de aritmética, porque se le ha de haber olvidado la operación aditiva.
Para el sector productivo completo, es imposible poder competir eficazmente, mientras debe cargar con crecientes impuestos directos e indirectos, en todos los rubros; cuando debe desgastarse con una insufrible maraña jurídica, con su absurda e irracional tramitología, plagada de ocurrencias infundadas y cuya única finalidad parece ser, la de justificar la existencia de ese asfixiante ejército… Incluso cuando muchos de sus productos y servicios deben ofrecerse localmente a precios superiores a los que tienen, en otros países a los que se han podido exportar y en vez de estimular su esfuerzo, se le amenaza con más impuestos y con una polarización peligrosísima, al calificársele (al sector empresarial, industrial, de servicios y de profesionales liberales), como “delincuentes defraudadores del fisco” ¿Quién puedo sufrir semejante delirio al insinuarlo? Lo más grave de ésto, es que este miope exabrupto cuenta con el silencio cómplice de las autoridades del gobierno, las que son incapaces de medir las consecuencias de extorsionar a quienes sostienen todo el sistema con su esfuerzo cotidiano.
Dentro de este escenario elemental, ¿quién puede ser tan torpe de esperar que se puede aumentar la recaudación, asfixiando la producción? ¿Para qué seguimos propiciando convenios comerciales internacionales, si muy pronto, no vamos a tener nada que exportar, mientras nos convertimos en mudos testigos de la debacle social, económica, ecológica a la que nos conduce la voracidad fiscal de este deplorable e inútil ejército institucional, al que le hemos delegado la administración nacional?
¿Sin planificación ni racionalidad, esa barrera resultará infranqueable? Lamentable, muy lamentable que no seamos capaces de reaccionar y corregir esta incalificable tendencia…

IMG_20151205_145813

FEMICRISTIANISMO

¿Cómo es posible que se carguen más de ¢500.000.000 (quinientos millones) al presupuesto nacional destinados a la iglesia?…

¡No al Estado confesional en Costa Rica!

¡INSólito!… país aplastado por la ineptitud y las deudas -N°1

Bajo un verdadero bombardeo argumental, desde la “barrera” observamos la intensa discusión de los impulsores y detractores del proyecto del pre-supuesto nacional, en el que se desnuda la miopía, no sólo de los políticos, sino -y de ahí su gravedad, de la academia, de los gremios, de los profesionales, de los sectores públicos, privados, de los productivos e improductivos y de quién, inevitablemente habrá de sufrir las asfixiantes consecuencias: nuestro pueblo.

La ecuación “no cierra” cuando se arguye que más de la mitad de esta obscena y ofensiva monstruosidad (más de ocho mil billones de colones) debe ser financiada a través de “endeudamiento”. No cierra porque no hay forma de resolverlo, en medio de uns fragmentada, parcializada y tendenciosa perspectiva; en la que, por ejemplo, en ninguna parte se menciona el volumen del lastre histórico acumulado por la “deuda eterna”. Pareciera como si nuestros inefables responsables del re-cuento económico no supieran sumar o no tuvieran el registro riguroso de la situación real de las finanzas públicas o se solazaran con el atrevimiento de asegurar que la carga impositiva en Costa Rica es de solo un 13% (Ottón Solís – diputado)

Se nos agrede a todos, al justificar la “imposibilidad” de reducir o ajustar el exorbitante monto, porque “una gran cantidad de rubros son obligaciones constitucionales”…
Se rasgan “las vestiduras” responsabilizando a los gobiernos anteriores, (de los que muchos de los actuales jerarcas formaron parte) y levantando cuál amenazante estandarte una reforma fiscal inconsistente e ilógica. Estructuralmente ni exprimiendo hasta el último recurso disponible, sería suficiente para cubrir semejante desvarío.
Tampoco sus propulsores parecen capaces de distinguir los nefastos efectos de su aplicación: un incontenible incremento en el costo “de la vida” y un gasto público incontrolable “ad infinitum”… ¿Cómo pretenden aumentar la recaudación, asfixiando a la producción? Gráficamente, se podría sintetizar:

ARBITRIO ¿En qué pensamiento cabe que un expansivo modelo así puede sostenerse indefinidamente y que no se puede cambiar? ¿Es que somos incapaces de poder planificar a mediano o largo plazo o, será que,…?

Planificación

No se puede planificar sin conocer los recursos con los que se cuenta y en especial, cuál es la meta que se desea y se puede alcanzar. 

¿Cuál es nuestro principal recurso? ¡Nuestra gente! Pero qué somos… ¿un pueblo educado? ¿con un elevado nivel de capacitación técnica? o, ¿una suma casi infinita de “portatítulos” medianamente instruidos y sin ninguna capacidad crítica? (De no ser así, no tendríamos, ni aceptaríamos mantener en el gobierno a funcionarios ineficientes y a un costo excesivo)

  • ¿Ha sido tan efectivo nuestro decadente sistema educativo que, sin apelar a ninguna cirugía ni lobotomía, ha sido capaz de descerebrarnos y convertirnos en unos mitómanos crónicos?
  • ¿Qué nos ha intoxicado de esta forma que no podemos aceptar que nadie en el mundo está pendiente de nosotros y que no cumplimos ningún rol estratégico en la geo-política ni en la macro-economía global?
  • ¿Por qué razón, exageramos hasta la soberbia y esperamos que el Cielo nos premie sin ningún esfuerzo de nuestra parte, como si fuera su obligación? ¡Y el gobierno también!
  • ¿Por qué permitimos que se hipertrofiara el aparato burocrático del Estado, a un nivel irreversible y que se convirtió en un “fin en si mismo”?
  • ¿Por qué aceptamos pasivamente “autonomías” sin control, en las que la ineficiencia y la corrupción se codean libérrimamente y a sus anchas?
  • ¿Cómo un país de cinco millones de habitantes y sin recursos, se puede permitir el lujo de tener 7 bancos estatales, 5 súperintendencias, 6 universidades estatales, 51 universidades privadas (muchas de ellas sin control y sin un marco de planificación curricular), 32 Instituciones en el sector social dedicadas a combatir la pobreza y ésta sigue aumentando, un sistema de salud y de seguridad desarticulados, 81 gobiernos locales sin recursos, ni planes ni controles y enmarañados en camisas de fuerza absurdas, 21 ministerios,  una cantidad inexplicable de instituciones públicas cuyos funcionarios son incapaces de comunicarse y de articular planes intersectoriales, como si se trataran de feudos, etc. ¿De qué jugamos? ¿Cuándo y quién les pondrá coto a los inconscientes sectores sindicales y ambientalistas?
  • ¿Cómo gastamos en políticas inútiles como la Carbono Neutralidad, si ni siquiera tenemos un ordenamiento territorial lógico y eficiente?…
  • ¿Tiene sentido seguir manteniendo un Estado Confesional. basado en estafas y en improbables argumentos sin ningún fundamento, ni histórico ni mistico? ¿Por “intervención divina?

La lista es interminable y la pregunta crucial es: ¿Cómo a ninguno de nuestros inefables funcionarios ha propuesto, cambiar radicalmente y reducir el ingobernable e insostenible modelo actual?

  • ¿Tiene sentido seguir manteniendo una obsoleta organización político-territorial? ¿No sería más lógico redefinir el esquema provincial, tomando como centros, polos potenciales de desarrollo y consolidar todos los municipios del centro del país en un distrito metropolitano?… 

Necesitamos urgentemente romper los viejos moldes y replantear el país que deseamos y que podemos ser, si no actuamos ya, el proceso será irreversible y con hambre y pesar veremos colapsar a la democracia “ejemplar” devenida en una oclocracia cuyo potencial fue dilapidado por la ignorancia y por la ingenuidad de millones de “creyentes de oídas” ¡Gracias a D_os!